Alegría en Gandía, sonrisa matutina