El sillón de los saludos, una dulce bienvenida